" Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mateo 10:8)

CASA  |  MAPA DEL SITIO  |  CONTACTO  |  AYUDA    
Estudios Bíblicos Libros Cristianos
Gratuitos
Libros-e Cristianos
Gratuitos
Acerca de Nosotros
 



 Sermones sobre temas importantes por el Rev. Paul C. Jong

 

Sermón sobre el Espíritu Santo 4



¿Cuándo viene el Espíritu Santo?


< Hechos 2:1-4 >

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados, y se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse.”



¿Cuándo Vino a Esta Tierra el Espíritu Santo?

Ahora, quisiera explicar cómo viene a las personas el Espíritu Santo.

El pasaje principal de los Hechos 2 nos dice que el Espíritu Santo descendería sobre los discípulos en el Día de Pentecostés. ¿Esto significa que, los que ya habían recibido el Espíritu Santo, recibieron más plenitud del Espíritu? Debemos descubrir primero sobre esto.

Algunas personas demandan que después de creer en Jesús, debemos recibir de nuevamente el Espíritu Santo tal y como el fenómeno demostrado en Hechos 2. Valoremos sobre esta demanda y examinemos que tan absurda es tal demanda.

De hecho, los que hacen tal demanda no saben la verdad revelada en la Biblia. Recibimos el Espíritu Santo como regalo simultáneo a la remisión del pecado que recibimos cuando creemos en Jesús (Hechos 2:38). ¿Cómo podemos recibir el Espíritu Santo por separado, después de un lapso considerable de tiempo de que primero creímos en Jesús? Tal fe no es la fe correcta. Incluso ahora, hay mucha gente que, a pesar de la creencia en Jesús como su Salvador, deben todavía recibir la remisión del pecado que puede limpiar enteramente sus corazones y dejarlos tan blancos como la nieve. Estas personas son pecadores, y por lo tanto, el Espíritu Santo no puede morar en ellos. Usted debe darse cuenta que los que creen en Jesús de esta manera creen en El de manera inútil. Usted debe entonces también darse cuenta que el Espíritu Santo viene solamente a los que creen en Jesús dentro del evangelio verdadero y se nazcan de nuevo.

El Espíritu Santo fue enviado a esta tierra después de la resurrección de Jesús. Cuando Jesús estaba en esta tierra en el tiempo del Nuevo Testamento, el Espíritu Santo todavía no había descendido a los discípulos. Jesús dijo, “Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva (Juan 7:37-38).” Y el Apóstol Juan interpreta claramente esto, diciendo, “Pero El decía esto del Espíritu, que los que habían creído en El habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado” (Juan 7:39).

Como tal, fue solo después de Su ascensión que Jesús envió el Espíritu Santo como El había prometido (Juan 16:7). Los Hechos 1:4-5 respaldan esta interpretación: “y reuniéndolos, les mandó que no salieran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre: La cual, les dijo, oísteis de mí; pues Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días…” Esto era verdad que el Espíritu Santo todavía no había venido a esta tierra y ni a los corazones de los discípulos, hasta el Día del primer Pentecostés en la época temprana de la iglesia.

¿A quién, entonces, Jesús ha dado el Espíritu Santo? Él ha dado el Espíritu Santo a los que creen en su bautismo y en la sangre de la Cruz, porque esta verdad es la verdad de la remisión del pecado. Jesús ha dado el Espíritu Santo solamente a los santos y a los apóstoles que creyeron en el evangelio del agua y del Espíritu. El Espíritu Santo es el Espíritu santificado de Dios. La palabra “Santo” significa “separado del pecado.” Como tal, el Espíritu Santo no puede morar en los corazones de los pecadores.

Los discípulos de Jesús eran los que lo habían seguido y habían oído Su palabra mientras que El estaba en esta tierra. Creyeron en Jesús como su propio Salvador y Señor que borro todos sus pecados con Su bautismo y Su muerte en la Cruz. Los discípulos también oyeron todo lo que Jesús les dijo cuándo apareció ante ellos después de su resurrección: “Serán bautizados con el Espíritu Santo.” Creyeron que todos sus pecados pasaron sobre Jesús cuando lo bautizaron, viniendo a esta tierra como su Salvador. Porque Jesús era su Salvador, fue bautizado, cargó en sus hombros los pecados del mundo, fue crucificado y murió en la Cruz, de tal modo los salvó perfectamente de todos sus pecados. Aquellos que creen igual que los discípulos en el evangelio del agua y del Espíritu han recibido el Espíritu Santo como regalo.



Recibimos el Espíritu Santo como Resultado de Creer en el evangelio del agua y del Espíritu

Los seres humanos pueden recibir el Espíritu Santo como regalo creyendo en el evangelio del agua y del Espíritu. El Espíritu Santo, es decir, es un regalo de Dios que El da solamente a los que se les han perdonado sus pecados. Asumamos por un momento que di un par de gafas para sol a alguien como un regalo, diciendo, “Goza de sus vacaciones de verano! Ésta es una pequeña muestra de mi agradecimiento por su ayuda.” ¿Si esta persona me dijera, “tengo solamente $10 ahora, pero aquí, tenga por hoy,” ¿qué Significaría todo esto? que las gafas de sol no eran un regalo sino algo que él acaba de comprar. Un regalo es algo que se da libremente, 100 por ciento. Si hemos pagado un precio por él, no importa que tan pequeño, entonces no es del todo un regalo.

Porque el Espíritu Santo se da solamente a aquellos que han recibido la remisión del pecado, cuando los pecados de las personas desaparecen de sus corazones creyendo en Jesús, el Espíritu de Dios entonces viene simultánea y automáticamente a sus corazones.

Pronto, el Espíritu Santo es dado al nacido de nuevo al mismo tiempo que creen verdaderamente en el evangelio del agua y del Espíritu. Jesús ha salvado perfectamente a los que creen que Jesús aceptó todos los pecados de nuestra vida entera pasaron a El cuando lo bautizaron, y que siendo crucificado El salvó todo el castigo de los pecados cargando en sus hombros todos nuestros pecados y todos los pecados terrenales de la humanidad. Es a los que crean en esto que Cristo Jesús da el Espíritu Santo como regalo.

Porque el Espíritu de Dios es un regalo dado a los que han recibido la remisión del pecado, todo lo que las personas tienen que hacer es aceptarlo. Porque el Espíritu Santo es un regalo dado a cualquier santo que haya recibido la remisión del pecado, El mora en los corazones de los santos. Los que tienen el Espíritu Santo en sus corazones tienen el testigo de la Palabra de la remisión de sus pecados.

El Espíritu Santo no viene en una sensación caliente y electrizante. Ni emocionalmente se siente. Mucho menos el Espíritu Santo desciende en un estado de ausencia completa del ego mientras que la brujería convoca a los demonios. Porque la Biblia dice, “se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos,” algunos de ustedes pueden pensar y demandar que se presenta cierta sensación cuando el Espíritu Santo desciende en usted. Sin embargo, usted debe saber que tal experiencia no tiene nada que hacer con el Espíritu Santo, pero es simplemente una señal de ser poseído por el demonio.

Había un profesor en un seminario que decía que cuando el Espíritu Santo desciende, desciende a través de las manos electrizadas. Pero así no es cómo el verdadero Espíritu Santo desciende. Usted por lo tanto debe de darse cuenta que si hay cualquier Espíritu que venga a usted de esta forma, entonces éste no es el Espíritu Santo. Algunas personas confunden a demonios que descienden en ellos como si fueran el Espíritu Santo. Entienden y creen mal que estos demonios son el Espíritu Santo. Cuando entran los demonios, las personas pueden sentirlos, pero el Espíritu Santo no puede sentirse. El Espíritu Santo desciende silenciosamente en nosotros, junto con la remisión del pecado, cuando creemos en la Palabra del evangelio del agua y del Espíritu.

La absoluta mayoría de los Cristianos de hoy no ha nacido de nuevo por el evangelio del agua y del Espíritu incluso mientras que de alguna manera creen en Jesús. Todavía están intentando recibir el Espíritu Santo después de algunos y aún más años después de que primero creyeron en Jesús. Pero, usted debe de darse cuenta que es incorrecto intentar recibir por separado la remisión del pecado y el Espíritu Santo después de creer en Jesús. Intentando recibir por separado el Espíritu Santo después de que creen en Jesús, escalan montañas, oran, y hacen toda clase de cosas locas en la iglesia, lamentándose y gritando. Todos estos son síntomas de posesión por el demonio.

Si no podemos recibir la remisión del pecado de una vez por todas cuando creemos en Jesús, entonces no podemos después recibir por separado el Espíritu Santo. Si las personas intentan recibir el Espíritu Santo por separado sin el evangelio del agua y el Espíritu, serán poseídos por los demonios en su lugar. A menudo, cuando las personas van a lugares tales como casas de oración y oran fervientemente a Dios para que les de el Espíritu Santo, de hecho si reciben algo. Pero lo qué reciben es no el Espíritu Santo, sino los demonios que fingen ser el Espíritu Santo. Usted debe de darse cuenta que tales sucesos son frecuentes, y que usted no puede intentar recibir el Espíritu Santo sin el evangelio del agua y del Espíritu.

Para conducir una vida bíblicamente sana de fe, uno debe creer en la Palabra del evangelio del agua y del Espíritu. Primero que todo, ¡recibir la remisión de todos los pecados por la fe en el evangelio verdadero! Usted entonces recibirá el Espíritu Santo como regalo. Jesús ha borrado nuestros pecados del mundo con Su agua y sangre, si usted sigue estando ignorante de esto y ora ardientemente para recibir el Espíritu Santo, usted entonces terminará siendo poseído por los demonios.

Las personas entienden mal el evangelio del agua y del Espíritu, y solo creen que Jesús borró sus pecados solamente con la sangre de la Cruz. ¿Qué habría sucedido si Jesús hubiera muerto en la Cruz sin primero aceptar que todos nuestros pecados pasaran a El con su bautismo?

El Antiguo y Nuevo Testamento perfectamente concuerdan. En el Antiguo Testamento, los pecados eran pasados imponiendo las manos en la cabeza de un animal de sacrificio. Asimismo, Dios hizo que Jesús tomara sobre Si Mismo los pecados del mundo al ser bautizado por Juan. Si Juan no hubiera pasado los pecados del mundo a Jesús con el bautismo, estos pecados todavía permanecieran como son, incluso hasta este momento. Esta es la razón por la cual como en el Antiguo Testamento que se imponían las manos, Cristo Jesús tomó sobre Si Mismo todos los pecados del mundo al ser bautizado por Juan, el representante de la humanidad, antes de que fuera crucificado. Era porque Juan bautizó a Cristo Jesús que El podía ir a la Cruz y derramar su sangre.

Todos debemos creer en Jesús, que ha borrado los pecados del mundo con Su bautismo y Su sangre, y de tal modo remitir todos nuestros pecados. Solamente cuando se remiten nuestros pecados podemos recibir el Espíritu Santo. Si alguien todavía tiene pecado en su corazón incluso mientras cree en Jesús, entonces el Espíritu Santo no puede morar en el corazón de esta persona.



Nosotros Solo Podemos Recibir el Espíritu Santo Cuando Tenemos la Justicia de Dios.

La remisión del pecado y el Espíritu Santo no se reciben por separado. Los que son ignorantes de esto no saben la verdad completa, así que ellos van a casas de oración o a otros lugares, ayunando y orando. ¿Qué es lo que hacen cuando llegan a estar demasiado débiles para terminar con el ayuno? Piensan en la crucifixión de Jesús y se dicen a sí mismos, “¡Mi hambre no significa nada comparada la crucifixión de Jesús!” Hay muchas personas como tales que están intentando desesperadamente recibir el Espíritu Santo mientras que viven su vida espiritual con sus pecados intactos en sus corazones.

¿Desea saber más acerca "la fe del credo de los Apóstoles"? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre el credo de los Apóstoles.
La fe del credo de los Apóstoles

Qué usted claramente debe saber es que el ayuno por sí mismo no es lo importante. Cuál es verdaderamente importante es saber y creer en el evangelio del agua y del Espíritu dado por Dios y de tal modo hacer que todos sus pecados sean remitidos por la fe. Dios quiere que usted sepa y que crea en el evangelio del agua y del Espíritu más que orar y ayunar con dedicación. ¿Por qué? Porque esto es lo qué le bendecirá.

¿Si alguien ora, “señor, dame el Espíritu Santo,” el Espíritu Santo entonces vendrá a esta persona incluso cuando su corazón todavía sigue siendo pecador? ¿Cómo puede el Espíritu Santo santificado morar en los corazones del pecador? Solamente los demonios pueden morar en tales corazones. Los demonios hacen los corazones del pecador sus casas, mientras que el Espíritu Santo hace templos y mora eternamente en los corazones de los que han recibido la remisión de sus pecados creyendo en el evangelio del agua y de la sangre de Cristo Jesús.

 

Regreso a la Lista

 


Versión impresa   |  

 
Bible studies
    Sermones
    Declaración de fe
    ¿Que es el evangelio?
    Términos Bíblicos
    PF sobre la Fe Cristiana
 

 
   
Copyright © 2001 - 2017 The New Life Mission. ALL RIGHTS reserved.