" Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mateo 10:8)

CASA  |  MAPA DEL SITIO  |  CONTACTO  |  AYUDA    
Estudios Bíblicos Libros Cristianos
Gratuitos
Libros-e Cristianos
Gratuitos
Acerca de Nosotros
 



 Sermones sobre temas importantes por el Rev. Paul C. Jong

 

El Surgimiento del Anticristo

 

< Apocalipsis 13:1-18 >

“Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. Si alguno tiene oído, oiga. Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos. Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.”



Exégesis


Versículo 1: Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.

El Apóstol Juan vio una bestia levantándose del mar. A través de esta Bestia que Juan vio, Dios nos muestra lo que el Anticristo hará cuando él surja en esta tierra. Dios mostró a Juan esta Bestia de siete cabezas y diez cuernos no para decirnos que una bestia con esta forma realmente aparecerá y estará activa en este mundo, sino para decirnos que alguien con la autoridad y el poder de esta Bestia aparecerá, perseguirá a los santos y los hará mártires.

¿Acaso esto quiere decir que todo lo que se muestra en el Apocalipsis es únicamente simbólico? ¡De ninguna manera! Solo para revelar su apariencia y la obra del Anticristo en los tiempos finales, Dios no podría hablar a través de tales visiones. Esta es la sabiduría y el poder con el que solo Dios puede hablar. A través de la Palabra de Apocalipsis 13, debemos tener la capacidad de ver un retrato vívido de los tiempos finales.

Lo que Juan vio primero fue la forma de una bestia que salió del mar. Las siete cabezas y los diez cuernos de la Bestia aquí se refieren al poder del Anticristo que vendrá a esta tierra. La frase, “y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo,” significa que el Anticristo reunirá a las naciones del mundo y estarán en contra de Dios. También nos dice que reinara sobre todos los reyes del mundo. Las diez diademas se refieren a su victoria, y su nombre de blasfemia sobre la cabeza de la Bestia se refieren a su orgullo.

En el futuro, el mundo será gobernado por un cuerpo unido de naciones, basado en un sistema de gobierno que persigue los interese comunes de los estados que asì se unifiquen. Este súper poder integrado, una entidad súper nacional, extenderá su soberanía y gobernará sobre todas las naciones del mundo, y eventualmente hará las obras del Anticristo cuando finalmente haga su aparición sobre este mundo. Él es enemigo de Dios, él que obra revestido con el poder de Satanás, y un siervo del Demonio.

 

Versículo 2: Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 

Esta Palabra nos dice lo que el Anticristo hará a los santos y a la gente del mundo con su aparición. Él Anticristo que vendrá hará tales crueldades a los santos porque recibirá de Satanás la autoridad y el poder para hacer estas cosas. Esto nos muestra la saña con la que el Anticristo tratará a los santos cuando haga su aparición, indicando la clase de sufrimiento que los santos soportarán de parte del Anticristo con su martirio.

Esta Palabra nos muestra cuan feroz es el Anticristo. La frase, “y sus pies como de oso,” indica cuan destructivo es su poder. Aquí el “Dragón” era originalmente un ángel creado por Dios, quién lo reto a Él por Su trono. La Bestia que aparece en este capitulo se refiere al que recibió autoridad del Dragón y quién realiza la obra de enemistarse contra Dios y Sus santos.

Satanás, un ángel destituido del Cielo, dará Su poder y autoridad al que se opondrá a Dios, y lo guiará a su muerte haciendo que pelee en contra de Dios y Sus santos, el Anticristo, revestido en el poder de Satanás, oprimirá ensañadamente al pueblo de Dios y a toda la gente en el futuro.

 

Versículo 3: Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 

Este versículo nos dice que el Anticristo surgirá como uno de los siete reyes. Al Anticristo se le llama la Bestia debido a que hará cosas bestiales a los santos.

Aquí, el enemigo de Dios y de los santos aparecerá como alguien que es capaz de resolver aún los problemas de la muerte en los tiempos finales. Así que, mucha gente de los tiempos finales creerá que él será capaz de resolver todos los problemas que plaguen la tierra. Pero él es el enemigo de Dios. Aunque hará que la gente mundana se rinda a él, será destruido al final por oponerse a Dios y a Sus santos.

 

Versículo 4: y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? 

Esto nos dice que el Dragón dará todo su poder al que realiza cosas bestiales, a quién él habrá convertido en su siervo. Debido a esto, toda la gente de este mundo considerará al Dragón como un dios, temblaran de miedo y lo adorarán. Debido a que en este tiempo ningún rey sobre esta tierra tendrá la clase de poder que la Bestia tiene, nadie será capaz de detenerlo de proclamarse a si mismo como un dios y su deidad.

Mientras que el Dragón da a la Bestia gran poder, todos respetarán al Dragón y a la Bestia, y adorarán a este último como a un dios. Cuando el Anticristo quién posee gran poder aparezca, aquellos que aman las tinieblas más que la luz le seguirán, le adorarán como su dios y lo tendrán muy en alto.

 

Versículo 5: También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. 

La Bestia recibirá del Dragón su corazón orgulloso y su autoridad para hablar cosas jactanciosas durante tres años y seis meses (42 meses). Así la Bestia recibirá la autoridad para dañar a los santos y a la gente de este mundo durante tres años y medio.

La Bestia, quién es el Anticristo, recibirá la autoridad de expresar palabras que se oponen a Dios y de blasfemar Su Iglesia durante tres años y medio. Así todos los pecadores terminaran rindiéndose a esta Bestia y finalmente caerán en su destrucción juntamente con la Bestia.

 

Versículo 6: Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. 

La Bestia, habiendo recibido autoridad del Dragón, blasfemará en contra de Dios, a todos Sus ángeles y santos durante tres años y seis meses, maldiciéndolos y desafiándolos. Todas estas cosas serán hechas de acuerdo a lo que el Dragón le dice que haga. Aquí, debemos darnos cuenta y creer que este hecho de Satanás –esto es, dándole a la Bestia su autoridad para blasfemar a Dios durante tres años y medio –solo será posible por el permiso de Dios.

Esencialmente, el Anticristo existe para blasfemar a Dios y a Su pueblo. Habiendo recibido la autoridad del Dragón, el Anticristo blasfemará el nombre de Dios y a Su pueblo durante los primeros tres años y medio de la Gran Tribulación.

 

Versículo 7: Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. 

La Bestia recibirá la autoridad del Dragón para matar a los santos y convertirlos en mártires. Y también gobernará sobre todo el mundo, habiendo recibido la autoridad de someterlos a todos en este mundo durante su reinado.

El Anticristo matará a los santos, ya que el único camino para que gobierne este mundo será peleando y venciendo a los santos. Él que mueve los hilos del Anticristo es el Demonio, un ángel caído en su esencia quién quiere ser adorado al igual que Dios. Y al matar a los santos, él será adorado como tal por aquellos que no han nacido de nuevo. En este tiempo de la Tribulación, todos los santos serán perseguidos y martirizados por el Anticristo.

 

Versículo 8: Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. 

Cuando el Anticristo conquista este mundo, todos excepto aquellos que han nacido de nuevo creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu –esto es, todo aquellos que no han nacido de nuevo- le adoraran como su dios. Pero el Anticristo será adorado solo por los pecadores cuyos nombres no han sido escritos en el Libro de la Vida.

 

Versículo 9: Si alguno tiene oído, oiga:

Esto nos dice que cualquiera que pertenezca al pueblo de Dios debe preparar su fe para ser martirizado, ya que todas estas cosas se cumplirán como está escrito en las Escrituras.

 

Versículo 10: Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos. 

Dios dice aquí que Él traerá la misma muerte y tribulaciones a aquellos que maten a los santos nacidos de nuevo en los tiempos finales. Los santos serán asesinados por el Anticristo y sus seguidores mientras pasan los primeros tres años y medio de la Tribulación. Pero a todos aquellos que maten así a los santos, Dios les pagará con mayores tribulaciones y sufrimientos. Así que, todos los santos deben unir sus corazones, superar esta terrible Tribulación con su fe en la Palabra del Señor, y dar gloria a Dios recibiendo su martirio.

 

Versículo 11: Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. 

Aquí no vemos a la primer Bestia, sino a la segunda bestia. La segunda bestia, también, piensa y habla como el Dragón. No solo piensa que es como el Dragón, sino que basando sus actos en esta creencia, persigue a los santos con mayor crueldad. Esta bestia es el profeta del Anticristo.

 

Versículo 12: Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 

La segunda bestia, con el poder otorgado de la primera Bestia, adorará a la primera Bestia y hará que todos los que aún estén en este mundo le adoren también. Su trabajo será hacer un ídolo de la primera Bestia y hacer que todos le adoren como a Dios. Debido a este trabajo, la primera Bestia será el objeto de la adoración de todos igual que Dios. Esta es su esencia y el verdadero yo de Satanás.

 

Versículo 13: También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 

Mientras Satanás realiza grandes milagros sobre esta tierra a la vista de los hombres, serpa capaz de engañar a mucha gente. Hasta tendrá el poder de hacer caer fuego del cielo a la tierra.

 

Versículo 14: Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. 

Pero Satanás pronto revelara sus colores verdaderos. Lo que quiere hacer es robar de los corazones de la gente su fe en Dios y en lugar de eso, hacer que le adoren para lograr esto, realizará muchos milagros ante los hombres y matará a la gente de Dios. Para completar su propósito final –esto es, llegar a ser como Dios- entonces tratará de subir al lugar de Dios. Así, construye una imagen para la primera Bestia y hace que la gente le adore como a Dios.

 

Versículo 15: Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. 

El mayor obstáculo que lo desafiara más será el pueblo de Dios, Satanás hará lo más que pueda para deshacerse de ellos. Así matará a todos aquellos que no adoren la imagen de la Bestia, no importa cuantos sean. Pero los santos no se rendirán a esta Bestia. Así que, en este tiempo innumerables santos abrazarán su martirio voluntariamente por su fe, mirando hacia la vida después de la vida. Como el Anticristo traerá grandes sufrimientos a los santos, Dios prepara para él las plagas de los siete tazones y el castigo eterno del infierno en llamas.

 

Versículos 16-17: Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

En el clímax de la Tribulación, el Anticristo querrá que todos reciban la marca en la mano derecha o en sus frentes, para asegurarse que todos estén bajo su control. Esta marca es la marca de la Bestia. Para convertir a todos en sus siervos, el Anticristo seducirá a la gente para que reciba la marca.

Teniendo las vidas de la gente como su garantía, el Anticristo entonces procede a realizar sus esquemas políticos. Así, hace que sea imposible que alguien que no tenga la marca de la Bestia, la prueba de su alianza con él, compre o venda algo. Esta marca es el nombre de la Bestia, o su número. Cuando la Bestia viene al mundo en el futuro, todos tendrán que recibir esta marca, hecha de su nombre o de su número. Por lo tanto, debemos recordarnos de la advertencia de Dios de que todos aquellos que reciban esta marca serán lanzados en el lago de azufre y fuego.

 

Versículo 18: Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis. 

El número de la Bestia es 666. En concreto, esto significa que la misma Bestia quiere ser como Dios. ¿Existe un número que indique que “un hombre es Dios?” Un número que conlleva tal significado es el número del Anticristo. Así que, los santos no pueden recibir esta marca, ya que solo el Dios Trino es el verdadero Dios para nosotros. Los santos deben vencer a Satanás con su fe en el Señor y dar gloria a Dios. Esta es la mejor fe y la mejor adoración con la que los santos pueden dar toda la gloria al Señor. Obtengamos la victoria con nuestra fe.



Explicación de los Términos Clave


El tema del capitulo 13 es la aparición del Anticristo y de Satanás. Con su aparición, los santos entrarán en una batalla espiritual, en la cual no tendrán otra opción que la de ser martirizados por el Anticristo. El Anticristo es un siervo de Satanás, el mismo que perseguirá a los santos y hará que sean martirizados.

Quiénes viven en la era actual, todos, los Cristianos y los no Cristianos del mundo deben conocer por igual la Palabra de Apocalipsis 13. El capitulo 13 de Apocalipsis profetiza que vendrá un tiempo en que Satanás convertirá al Anticristo en un ídolo semejante a Dios. Satanás dará gran autoridad a un líder político poderoso del mundo y hará que se oponga a Dios y a Sus santos. En particular, el Anticristo se adorará si mismo como Dios y lo confrontará a Él.

Todos, incluyendo el pueblo de Dios, sufrirán enormemente por las tribulaciones y persecuciones traídas por el bestial Anticristo. Los pasajes principales nos muestran que la imagen del Anticristo, habiendo recibido el aliento de vida de Satanás, hablará como si estuviera vivo, así como también tendrá la autoridad de dañar a la gente. Aquellos que no han nacido de nuevo se rendirán así a él y se convertirán en sus siervos. Por otro lado, todos aquellos que no adoren la idolatrada imagen de Satanás, serán asesinados, sin importar cuantos sean. Satanás también hace que todos reciban su marca o su número en su mano derecha o en su frente.

Todos debemos preparar nuestra fe por adelantado, y pelear en contra y vencer a Satanás con nuestra fe en un futuro creyendo y entendiendo el significado de esta Palabra revelada en Apocalipsis 13 antes de que llegue. El pueblo de Dios de la actualidad debe dar gloria al Señor aprendiendo y creyendo en esta Palabra del Apocalipsis, y así permanecer firme en contra del Anticristo y venciéndolo en victoria.



El Origen del Infierno


Primero debemos saber porque debe existir el infierno y como llego a existir. Él infierno es un lugar preparado para Satanás. La Biblia nos dice que él no era Satanás en el principio, sino uno de los muchos ángeles creados por Dios. Pero, retando a Dios con su orgullo, este ángel se convirtió en Satanás como precio por su pecado, y el infierno es el lugar que Dios creó para confinarlo. Dios creó el infierno para dar a Satanás y a sus seguidores el castigo reservado para aquellos que se oponen a Él.

Isaías 14:12-15 explica como este ángel terminó convirtiéndose en Satanás; “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.”

Este ángel que se opuso a Dios en el Cielo, codicio el trono de Dios. Viendo que solo Dios estaba por encima de él, buscó destronarlo y sentarse en Su trono, y como resultado de esta rebelión fallida, el mismo fue sacado del Cielo por Dios y terminó convirtiéndose en Satanás. La Biblia también se refiere, como demonios, a los ángeles que siguieron a Satanás en esta rebelión.

Para dar Su justo castigo a las criaturas que se volvieron contra Él, Dios creó este lugar llamado “infierno.” Aunque parece que Satanás rete a Dios constantemente y blasfema Sus obras, cuando el evangelio del agua y el Espíritu sea predicado a todos, eventualmente él será enviado al abismo sin fondo durante mil años.

Debido a que básicamente Satanás no se arrepentirá de su pecado de rebelarse contra Dios, él continuará tratando de elevarse a si mismo como si fuera tan alto como Dios, y terminará recibiendo el terrible castigo del infierno por toda la eternidad. Hasta su propio final, Satanás continuará oponiéndose a Dios y a los justos haciendo que la gente lo idolatre. La Biblia llama a este ángel caído, quién blasfema a Dios y a Sus santos, Satanás o el Demonio, y el Dragón o la serpiente antigua (Apocalipsis 12:9).



666, el Número de la Bestia

Dios finalmente atará a Satanás en su prisión. Pero antes de que sea confinado al infierno, Satanás hará que la gente reciba la marca 666, su nombre y número, en su mano derecha o en su frente, prohibirá a todos aquellos que no tienen esta marca que compren o venden algo.

El número 7 es el número de la perfección, el cual implica a Dios. Por otro lado, el número 6 implica al hombre, ya que Dios creó al hombre en el sexto día de acuerdo a Su propia imagen y semejanza. El número de la Bestia aquí 666, revela el orgullo del hombre tratando de ser como el Dios Trino. En un futuro no muy distante, el tiempo vendrá en este mundo cuando la gente recibirá esta marca del 666.

Apocalipsis 13:1 nos dice que siete reyes surgirán de diez naciones. De ellas, el que tiene gran poder, y que recibe autoridad de Satanás, someterá este mundo bajo su gobierno. Realizando grandes milagros como sanar sus heridas mortales y trayendo fuego del cielo, él hará que toda la gente del mundo lo siga.

En otras palabras, mientras que Satanás hace que la gente lo siga a él más de lo que siguen a Dios, mucha gente ciertamente terminará siguiéndolo como a Dios. Así como los héroes surgen en tiempos de dificultad, el Anticristo, habiendo recibido gran autoridad de parte de Satanás, buscar que todos le sigan como a Dios, resolviendo los difíciles problemas político-económicos que en ese entonces el mundo estará encarando. Eventualmente, Satanás revelará sus verdaderos motivos tratando de retar a Dios directamente en los tiempos finales.

Como podemos ver en el Libro de Daniel, la Gran Tribulación se volverá extremadamente difícil cuando alcance el final de su primera mitad. Esta primera mitad, que dura tres años y medio es el periodo de horrendas plagas y del poderoso reino de Satanás. Pero cuando estos tres y medio años terminen, lo que sigue será aún un mayor tornado de tribulaciones. En este tiempo, a Satanás le será dada autoridad para realizar sus obras entre la gente del mundo, matando a todo aquel que no lo escuche, engañándolos con estos milagros que traen fuego del cielo, idolatrándose el mismo y haciendo que realicen la obra de blasfemar en contra de Dios.

Al mismo tiempo, el Anticristo, habiendo recibido toda la autoridad de Satanás, blasfemará a los santos y matará a los que no le obedezcan. Como nos dicen los versículos 7-8, “Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.” Sin embargo, existen aquellos que se rehusarán adorar a la Bestia en este tiempo, y estos son ni más ni menos que el pueblo nacido de nuevo de Dios cuyos nombres han sido escritos en el Libro de la Vida del Cordero.



El Evento del Martirio


El martirio es un evento que se levanta cuando los santos quienes han nacido de nuevo creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu defienden su fe en el Señor rechazando la marca de Satanás. Puesto de otra manera, la Gran Tribulación alcanzará su era máxima mientras que su primer periodo de tres años y medio llega a su cierre. En este tiempo, la fe de los justos debe estar lista para su martirio.

Sin embargo, aquellos que, aunque creen en Jesús como su Salvador, no han creído en el evangelio del agua y el Espíritu, y de esta manera no han recibido la remisión de sus pecados y aún tiene pecado en su corazón, terminarán del bando de Satanás y eventualmente se rendirán a él. Debido a que los Cristianos que creen en Jesús pero que no han nacido de nuevo y no tienen al Espíritu santo en sus corazones, cuando los golpes sean duros, capitularán a Satanás, recibirán su marca en sus manos derechas o en sus frentes, y lo adorarán como a Dios al final.

Debemos saber claramente que aquellos que no adoren a Satanás en este tiempo solo serán aquellos que han recibido la remisión de sus pecados. También debemos darnos cuenta que Dios nos ha dicho claramente que Él arrojará, junto con Satanás, a todos aquellos que se rindan a la Bestia en el lago de fuego y azufre.

¿Desea saber más acerca del Apocalipsis? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre el Apocalipsis.

Los versículos 9-10 nos dicen, “Si alguno tiene oído, oiga. Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos.” En este tiempo, el Anticristo y sus seguidores comenzaran una gran persecución de los justos, vendiéndolo y matándolos con sus espadas. Sin embargo, de lo que debemos darnos cuenta aquí, es que Dios ciertamente nos vengará de nuestros enemigos quienes persiguen y matan a los justos.

Así que, los santos deben pasar a través de su persecución y muerte creyendo en las promesas de Dios. ¿Si Dios no trajera Su venganza sobre nuestros enemigos, como podríamos cerrar nuestros ojos en nuestro frustrado sentido de justicia? Pero como Dios tiene promesas de vengarnos de nuestros enemigos que nos lastiman, nuestra muerte no será en vano. Dios ciertamente se vengará de aquellos que atormentan y reprimen a los justos, y guiará a los justos a su resurrección, rapto y a la cena de bodas del Cordero, haciendo que reinen con el Señor durante mil años y vivirán con Él por toda la eternidad. Todos nosotros creemos en esto y es nuestra esperanza. Por lo tanto, nuestro Señor es el mejor Dios quién realizara todas nuestras esperanzas.

Regreso a la Lista

 


Versión impresa   |  

 
Bible studies
    Sermones
    Declaración de fe
    ¿Que es el evangelio?
    Términos Bíblicos
    PF sobre la Fe Cristiana
 

 
   
Copyright © 2001 - 2017 The New Life Mission. ALL RIGHTS reserved.