" Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mateo 10:8)

CASA  |  MAPA DEL SITIO  |  CONTACTO  |  AYUDA    
Estudios Bíblicos Libros Cristianos
Gratuitos
Libros-e Cristianos
Gratuitos
Acerca de Nosotros
 



 Sermones sobre temas importantes por el Rev. Paul C. Jong

 

El Evangelio de Su Bautismo que nos hizo limpios


< Efesios 2:14-22 >

14Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, 15aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, 16y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. 17Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; 18porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. 19Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”


¿Que ha alejado
al hombre de Dios?
Su pecado


El hijo adoptado debido a la pobreza

Ha pasado medio siglo desde el fin de la Guerra coreana. Pero dejó las tremendas heridas entre el pueblo coreano. Como consecuencia de la Guerra coreana, muchos niños y jóvenes fueron adoptados en países extranjeros. Aunque las fuerzas de las Naciones Unidas vinieron a Corea y nos ayudaron enormemente en ese momento, muchos hijos fueron dejados huérfanos de padre después de que los soldados salieron.

Muchos de los soldados de la ONU que tenían esposas e hijos aquí, dejaron atrás a sus familias cuando ellos volvieron casa. Entonces muchos de estos niños fueron abandonados de nuevo por sus madres y fueron enviados para adopción a los países extranjeros. Realmente fue muy afortunado que estas personas jóvenes pudieran encontrar padres adoptivos y crecer muy bien.

Estos hijos adoptados comprendieron que ellos lucían muy diferentes de sus padres y sus vecinos cuando ellos crecieron más, y aprendieron que fueron adoptados de un país llamado Corea. ‘¿Por qué mis padres me abandonaron? ¿Me enviaron  a este país por que me odiaron?’ Con sus mentes jóvenes, estos hijos no podían entender lo que había pasado.

Su curiosidad y odio hacia sus padres actuales empezaron a crecer en con el anhelo de encontrárselos. ‘¿Me pregunto como lucen mis padres? ¿Cómo pudieron abandonarme? ¿Lo hicieron debido a que me odiaban? No, había una razón probablemente para esto.’ Ellos probablemente tenían muchas dudas y a veces incluso sentían odio extremo. Y en otros momentos ellos probablemente resolvían ya no pensar en esto. Antes de que fueran conscientes de todo esto el tiempo había pasado y los niños crecieron para ser adultos. Se casaron, tuvieron hijos y formaron sus propias familias.

Yo me interesé en estos niños a través de un programa de la T.V. local. En este programa, un reportero de la T.V. entrevistó a una mujer que vive ahora en Alemania que había sido adoptada. Esta mujer estaba por sus años veintes en ese momento y estaba estudiando teología. Al principio, la mujer intentó evitar la reunión con los reporteros debido a que no quería que nadie más se diera cuenta que ella fue adoptada. El reportero la persuadió para que entendiera que aceptar una entrevista ayudarían a controlar las adopciones a los países extranjeros. La mujer estuvo de acuerdo.

Una de las preguntas del reportero fue, ¿“Qué diría usted si pudiera encontrarse a sus padres reales? ¿Sobre qué tiene usted curiosidad?” La mujer contestó, “yo quisiera entender por qué ellos tuvieron que ponerme en adopción. Yo quiero preguntarles si ellos me odiaron.” Su madre de nacimiento vio la entrevista de la mujer en la T.V., avisó a la emisora, y dijo que ella quería conocer a su hija. Así fue cómo las dos vinieron a encontrarse.

La madre fue muy temprano al aeropuerto y esperó por la llegada de su hija. Cuando la mujer joven surgió de la salida, su madre sólo pudo llorar.

Estas dos personas nunca se habían encontrado cara a cara. La primera vez que la madre vio su hija como adulto fue cuando ella apareció en la T.V. Aunque ellas hablaban idiomas diferentes, ellas podían hablar con sus corazones, y a través de las emotivas miradas que intercambiaron. Ellas se tocaron el rostro una a la otra mientras la madre rogó pidiendo perdón por lo que ella había hecho. Todo lo que ella pudo hacer fue lamentarse y repetir que ella lo sentía mucho.

La madre llevó a su hija a casa y comieron juntas. Claro, la hija habló sólo en alemán y la madre coreano por lo que ellas no pudieron comunicarse verbalmente. Pero de algún modo el hecho que ellas eran madre e hija les permitió hacerse entender. Ellas conversaron mucho sin palabras y se expresaron a través de gestos, tocándose sus rostros y hablando con sus ojos y sus corazones.

Cuando ella volvió a Alemania, la hija supo que su madre del nacimiento la amó. Los mismos reporteros que habían dirigido la entrevista anterior antes de su salida una vez más fueron a ella. “No hubo necesidad de preguntar por qué mi madre me había dado en adopción. Mi madre aun ahora es pobre. Las personas adineradas en este país son tan ricas que manejan automóviles extranjeros, pero mi madre todavía está viviendo en la pobreza.” Ella continuó diciendo, “aunque yo no le hice a mi madre esta pregunta y no recibí una respuesta de ella, yo podía ver que ella me envió fuera para que me salvara de la pobreza. Por eso yo no sentí necesidad de hacerle esa pregunta, y debido a que todas las dudas y el odio ahora se han ido.”



Las gentes se apartan de Dios debido al pecado en sus corazones.


¿Por qué nos separamos de Dios, y por qué no podemos estar cerca de Él? La mujer que fue puesta en adopción aprendió que su madre de nacimiento le envió fuera para que se salvara de la pobreza. ¿Es la misma verdad de Dios? Dios nos creó a Su propia imagen. ¿Qué podía separarnos de Él? La respuesta es Satanás, quien tentó al hombre para cometer el pecado, y el pecado lo separó de Dios.

Originalmente, Dios creó al hombre a Su propia imagen y amorosamente amó Su creación. Los hombres eran hechos como un recipiente para el amor de Dios y que poseyeran más nobleza que cualquier otra creación. Sin embargo, un ángel caído llamado Satanás trabajó para apartar al hombre de Dios. Satanás tentó al hombre para no creer en la Palabra de Dios, y le hizo comer la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal.

El hombre así fue separado de Dios debido a su pecado. El hombre fue desobediente a Dios. El hombre no comió la fruta del árbol de la vida que daba la vida eterna y qué Dios le permitió, sino en cambio comió la fruta prohibida que le dio conocimiento del bien y del mal. El resultado fue que ese hombre fue separado de Dios.

Previamente el hombre objeto del amor de Dios, desobedeció y se separó de Él fuera de toda arrogancia. Debido a que al pecado vino a morar en su corazón, el hombre se apartó en el futuro de Dios. Después de eso, el hombre vivió durante mucho tiempo apartado de Dios y se quejaba, ¿“Por qué Dios nos abandonó después de que Él nos hizo? ¿Por qué Él nos permitió cometer el pecado? ¿Por qué Él nos envía al infierno después de hacernos débiles? Habría sido bueno si en primer lugar Él no nos hubiera hecho así.” Nosotros vivamos con muchas preguntas, así como con curiosidad, dudas y odio antes de que nosotros naciéramos de nuevo.

Cuando yo vi a la mujer adoptada en el programa de T.V., comprendí que la relación entre el hombre y Dios es igual que la relación que ella tenía con su madre real. Ninguna tribulación, malentendido, maldición o pecado de cualquier tipo podían separar al hombre de Dios bajo cualquier circunstancia. También, podía entender que aunque la relación entre Dios y el hombre está basada en el amor, todavía era posible que ocurrieran equivocaciones.

Así como la madre no había mandado fuera a su hija por causa del odio, así Dios no se separó del hombre por causa del odio sino debido al pecado. No hay ninguna razón para que Dios odie al hombre y ninguna razón para los hombres odien a Dios. Nosotros nos amamos. La razón por la que el hombre permanece separado de Dios es que él se volvió pecador después de sucumbir al engaño de Satanás.



Dios nos ha abrazado a través de Jesús


“Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas” (Efesios 2:13-15). El Señor fue bautizado por Juan y se llevó todos los pecados del mundo para abolir la ley de los mandamientos. Él entonces derramó Su sangre en la Cruz para salvar al hombre de sus pecados y permitirle ser abrazado por Dios. Dios ahora ha abrazado aquellos que fueron limpiados por Él.

¿Usted alguna vez ha imaginado un mundo sin agua? No hace tiempo, yo asistí a una reunión Bíblica que se encuentra en la Ciudad de Inchon, uno de los puertos más grandes en Corea dónde la red de agua potable no trabajó en ese momento por unos días y pensé, ‘las Personas de aquí no pueden vivir sin el agua.’

Si Dios hiciera esta carencia de agua en el mundo durante un mes, sería imposible vivir en las ciudades debido al olor penetrante, suciedad y sed. Nosotros debemos entender el valor de agua que Dios nos dio. Así como el agua es una necesidad absoluta para los humanos, el bautismo que Jesús recibió de Juan en el río Jordán es igualmente indispensable.

Si Jesús no hubiera venido a este mundo para ser bautizado por Juan, entonces ¿Cómo podrían los creyentes en Jesús recibir la remisión de pecados? Así como las personas no pueden vivir sin el agua, todos en este mundo nos habríamos muerto en nuestros pecados si Juan no hubiese bautizado a Jesús.

Sin embargo, desde que por el bautismo de Jesús se llevó todos nuestros pecados, nosotros ahora podemos sentirnos seguros en el conocimiento que nuestros corazones se han limpiado y que hemos sido bendecidos con la salvación. El bautismo de Jesús es crucial para nuestra fe. Además, Su bautismo es completamente necesario para nosotros recibir la vida en el Espíritu Santo.

Pedro, uno de los discípulos de Jesús dijo, “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva – ‘el bautismo,’ por la resurrección de Jesucristo” (1 Pedro 3:21). La declaración de Pedro dice que Jesús fue bautizado por Juan el Bautista y que derramó Su sangre para salvarnos de nuestros pecados. El bautismo de Jesús que lavó todos los pecados del mundo es el verdadero evangelio.

Ahora miremos el pasaje sobre la fuente de bronce escrito en Éxodo 30:17-21. “Habló más Jehová a Moisés, diciendo: Harás también una fuente de bronce, con su base de bronce, para lavar; y la colocarás entre el tabernáculo de reunión y el altar, y pondrás en ella agua. Y de ella se lavarán Aarón y sus hijos las manos y los pies. Cuando entren en el tabernáculo de reunión, se lavarán con agua, para que no mueran; y cuando se acerquen al altar para ministrar, para quemar la ofrenda encendida para Jehová, se lavarán las manos y los pies, para que no mueran. Y lo tendrán por estatuto perpetuo él y su descendencia por sus generaciones.”

En el tabernáculo había una fuente de bronce que era puesta entre el tabernáculo de reunión y el altar, y qué contenía agua para lavar. Si esta fuente no hubiera estado en el tabernáculo, cuan sucios habrían sido los sacerdotes que ofrecían los sacrificios.

¿Cuánta sangre y suciedad mancharía a los sacerdotes que estaban ofreciendo los sacrificios diarios para las personas y poniendo sus manos en las ofrendas del pecado y degollándolas? Si no hubiera habido fuente en el tabernáculo, el sacerdote se habría ensuciado mucho.

Esto es por lo cual Dios preparó la fuente para que ellos pudieran permanecer cerca de Él con las manos limpias. Los pecadores pasaron sus pecados poniendo sus manos en la cabeza de las ofrendas del pecado, y entonces los sacerdotes los sacrificaban a Dios en su nombre. Dios preparó la fuente de bronce para que los sacerdotes pudieran entrar en el lugar santo, y para que se pudieran lavar con agua, para que ellos no murieran. Ni siquiera un sacerdote podía entrar en el lugar santo manchado con la sangre de un animal. Por eso los sacerdotes lavaron toda la suciedad con el agua de la fuente para permanecer cerca de Dios después de haber ofrecido los sacrificios por las personas.



El bautismo de Jesús lavó todos los pecados del mundo.

A través del bautismo de Jesús por Juan en el río Jordán, se transfirieron todos los pecados del mundo sobre Él. Y Su inmersión total en el agua simbolizada Su muerte y Su emersión del agua representó Su resurrección. En otras palabras, Jesús fue bautizado por Juan para tomar todo el pecado del mundo, pagó el precio del pecado y murió en la Cruz. Su muerte fue para pagar el precio por nuestros pecados y Su resurrección nos dio la vida eterna.

Si nosotros no creyéramos que Jesús se llevó todos nuestros pecados a través de Su bautismo, nuestros corazones estarían llenos de pecado. En tal caso, ¿Cómo sería posible permanecer cerca de Dios? El evangelio de la remisión de pecados no es una doctrina de una denominación sino la verdad de Dios.

Nosotros no podemos llevar nuestra fe sin el conocimiento perfecto, en otras palabras, nosotros no podemos vencer al mundo si nosotros realmente no consideramos que Jesús fue bautizado por Juan. Así como todo ser viviente necesita el agua para sostenerse vivo, nosotros necesitamos la remisión de pecados y el agua del bautismo de Jesús para vivir por la fe y entrar en el Reino de Cielo. Jesús tuvo que ser bautizado, murió en la Cruz y resucitó para salvarnos de nuestros pecados. Éste es el evangelio del agua y el Espíritu en el que debemos creer con todo nuestro corazón.

Aunque Jesús fue crucificado con muerte de Cruz, Él no había hecho nada para merecer tal castigo. Él vino a este mundo para lavar nuestros pecados, fue bautizado a la edad de 30, y se volvió nuestro Salvador a través de Su muerte en la Cruz a la edad de 33. Dios quiso hacernos Sus hijos a la humanidad no importa cuan frágil y pecadores fuéramos. Por eso Jesús fue bautizado. Dios nos dio al mismo tiempo la remisión de pecados y el don del Espíritu Santo.

“De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). Usted tiene que saber y creer que Jesús fue bautizado para lavar todos nuestros pecados. Aun cuando uno es un Cristiano nacido de nuevo, si uno no medita en la verdad que Jesucristo se llevó todos los pecados del mundo a través de Su bautismo, su corazón se ensuciará pronto. Debido a que nosotros somos seres corpóreos, somos responsables incluso de ser ensuciados por el pecado en la vida diaria. Por eso siempre tenemos que vivir por fe, meditando en el bautismo de Jesús, Su sangre, y Su resurrección. Esta fe nos levanta hasta el día en que nosotros entramos en el Reino del Cielo.

Jesús no tenía opción sino ser bautizado y morir por nuestros pecados, así que debemos creer que haciendo esto, Él nos trajo la salvación. No hay nada más que podamos hacer sino creer en este bello evangelio para ser liberado de todos los pecados del mundo.

Nosotros damos gracias al Señor que nos dio el evangelio del agua y el Espíritu. El regalo más grande que Dios nos dio fue enviar a Su Hijo unigénito para salvarnos de todos nuestros pecados a través de Su bautismo y sangre.

La razón por la que nosotros no podíamos permanecer cerca de Dios y estábamos obligados a vivir apartados de Él era que nosotros teníamos el pecado en nuestros corazones. Jesús fue bautizado por Juan para llevarse todos los pecados del mundo y murió en la Cruz para quitar la pared de separación que había entre Dios y el hombre. La relación entre Dios y hombre fue restaurada por Su bautismo y sangre. Nosotros le agradecemos por estos regalos. El amor del padre físico hacia su hijo es grande, pero es incomparable al amor de Dios mediante el cual Jesús nos salvó a los pecadores.

¿Deseas saber más acerca del Espíritu Santo? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre el Espíritu Santo.
To be born again

El bautismo de Jesús y Su sangre son ambos importantes. ¿Si no hubiera agua en este mundo, alguna cosa viviente sobreviviría? Sin el bautismo de Jesús, no habría nadie sin pecado en su corazón. Si Jesús no hubiera sido bautizado y si Él no se hubiera muerto en la Cruz, nadie habría recibido la remisión de pecados. Afortunadamente, Jesús fue bautizado e hizo el último sacrificio por nosotros. Aunque somos débiles y falibles, podemos recibir el Espíritu Santo creyendo en Su bautismo y sangre en la Cruz.

Las personas que creen en el bautismo de Jesucristo y en su muerte en la Cruz pueden permanecer cerca de Dios, pueden orar y pueden alabarlo. Nosotros podemos ahora alabar al Señor y rendirle culto debido a que nos hemos vuelto Sus hijos. Ésta es la bendición y gracia de Dios. El evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz es verdaderamente maravilloso. Todos nosotros podemos recibir la salvación y la vida en el Espíritu Santo creyendo en este bello evangelio.

Regreso a la Lista

 


Versión impresa   |  

 
Bible studies
    Sermones
    Declaración de fe
    ¿Que es el evangelio?
    Términos Bíblicos
    PF sobre la Fe Cristiana
 

 
   
Copyright © 2001 - 2017 The New Life Mission. ALL RIGHTS reserved.