" Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mateo 10:8)

CASA  |  MAPA DEL SITIO  |  CONTACTO  |  AYUDA    
Estudios Bíblicos Libros Cristianos
Gratuitos
Libros-e Cristianos
Gratuitos
Acerca de Nosotros
 



 Sermones sobre temas importantes por el Rev. Paul C. Jong

 

¿A través de quien, fluye el
Agua viva del Espíritu Santo?


< Juan 7:37-38 >

“En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.”


¿Quién puede beber el agua
viva del Espíritu Santo?
Aquellos en que creen el bello
evangelio del bautismo de Jesús y
Su sangre a la Cruz

El Agua Viva del Espíritu Santo fluye en los corazones de aquellos que creen en el bello evangelio. Juan 7:38 dice, “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de Agua Viva.” Esto significa que existe la verdadera salvación y la remisión de pecados para aquellos que creen en el bello evangelio que Dios nos dio.

¿Cuándo tienen lugar la vida en el Espíritu Santo? La vida en el Espíritu Santo pueden obtenerse cuando uno oye y cree en el verdadero evangelio que dice que Jesucristo se llevó todos los pecados del mundo a través de Su bautismo por Juan. Entonces uno puede beber el Agua Viva del Espíritu Santo. Aquellos que creen en el bello evangelio tienen la vida en el Espíritu Santo, y pueden experimentar el sentimiento del Agua Viva Espiritual inundando y humedeciendo frescamente sus corazones secos cada vez ellos están predicando o están oyendo la Palabra de Dios.

El Agua Viva del Espíritu Santo fluye en los corazones de aquellos que creen en el evangelio del agua y el Espíritu que dice que el Señor vino a este mundo para salvar a todos los pecadores de sus pecados. El Espíritu Santo es la verdad que no puede separarse del evangelio del agua y el Espíritu, y reposa en las personas que creen en la Palabra de Dios.

Cualquiera que quiere beber el Agua Viva del Espíritu Santo debe recibir la remisión de todos sus pecados creyendo en el bello evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre a la Cruz. Esta Agua Viva del Espíritu Santo existe en los corazones de aquellos que creen en la Palabra de Dios. Las personas que creen en el evangelio del agua y el Espíritu tienen el Agua Viva del Espíritu Santo que fluye como un río a través de sus corazones. Incluso en este momento, el Agua Viva del Espíritu Santo está brotando como un manantial de agua en los corazones de aquellos que han recibido la remisión de sus pecados creyendo en el bello evangelio del bautismo de Jesucristo y Su sangre en la Cruz.

Sin embargo, no hay incluso una sola gota de Agua Viva del Espíritu Santo fluyendo en los corazones de aquellos que no creen en este bello evangelio de verdad. Hasta que yo creí y reconocí el evangelio del agua y el Espíritu, yo no tuve una sola gota de Agua Viva Espiritual que fluyera en mi corazón. En ese momento, aunque yo creía fervorosamente en Jesucristo, yo no conocía siquiera la importancia del Agua Viva del Espíritu Santo, yo no tenía el Espíritu Santo en mi corazón. Sin embargo, ahora tengo el bello evangelio del agua y el Espíritu, y el Agua Viva del Espíritu Santo que fluye libremente en mi corazón.

Ahora el Agua Viva del Espíritu Santo fluye en mi corazón, y de los corazones de aquellos que oyen y creen en la Palabra de Dios. Así como Jesús dijo, “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba” el Agua Viva del Espíritu Santo refresca a otros a través del nuevo nacimiento, Cristianos que creen en el bello evangelio del agua y el Espíritu. Este Agua Viva de mi corazón fluye junto con mi fe en el evangelio del agua y el Espíritu incluso en este momento, permitiendo a otros beber de ella. Dios permite que el Agua Viva del Espíritu Santo fluya de mi corazón como un río. Esto es algo familiar sólo a aquellos que tienen la vida en el Espíritu Santo.

Así como está escrito en Apocalipsis que nadie sabe excepto aquellos que lo han recibido, la vida en el Espíritu Santo y el Agua Viva es un secreto sólo conocido solo por aquellos que conocen y creen en el bello evangelio del agua y el Espíritu. Por consiguiente, usted debe saber en quien mora el Espíritu Santo. Usted debe saber que la vida en el Espíritu Santo sólo se da a aquellos que creen en el evangelio de Jesús.



Yo sólo creía en la sangre en la Cruz

No obstante que yo creí en la sangre de Jesús en la Cruz durante más de diez años, el pecado todavía estaba en mi corazón. En ese momento, yo tenía la creencia que mis pecados fueron perdonados solo a través de la sangre de Jesús. Sin embargo, yo no podía recibir la remisión completa de pecado ni la vida en el Espíritu Santo a través de este tipo de creencia, y sólo había confusión y vacío en mi vida. La única señal que mostraba mi creencia en Jesús era el hecho que yo estaba asistiendo a la iglesia.

Fue entonces cuando empecé a reconsiderar mis creencias. ‘¿Realmente recibí el Espíritu Santo?’ Cuando vine a creer en Jesús primero, mi corazón era apasionado con el amor por Él e incluso yo tenía el don de lenguas. ¿Pero qué había sido de mí? Comprendí que esta experiencia de emoción ardiente no era una señal de la vida en el Espíritu Santo y que yo no había recibido el Espíritu Santo en absoluto. Yo creía en Jesús pero el Espíritu Santo y el Agua Viva del Espíritu Santo no estaban en mi corazón.

Un sistema de interpretación cristiana comenzado por Juan Calvino. Da énfasis a la predestinación y a la salvación. Los cinco puntos del Calvinismo se desarrollaron en respuesta a la posición de Arminianismo.

El Calvinismo enseña: 1) la depravación total: el hombre es tocado por el pecado en todas las partes de su ser: el cuerpo, el alma, la mente, y las emociones, 2) el favor Inmerecido: el favor de Dios para el hombre es completamente por Su libre elección y el hombre no tiene nada que hacer con ello. Es completamente inmerecido por el hombre, 3) la expiación Limitada: que Cristo no llevó los pecados de todos los individuos en esta vida vivió, en cambio sólo se llevó los pecados de aquellos que fueron elegidos para la salvación, 4) la gracia Irresistible: que la llamada de Dios a alguien para la salvación no puede ser resistida, 5) la Perseverancia de los santos: que no es posible perder la salvación de uno. Pero usted puede discernir sus enseñanzas claramente del evangelio del agua y el Espíritu, sobre todo con respecto a su doctrina de la expiación limitada.

No era realmente importante si mi corazón estaba frío o caliente, desde que mi fe estaba basada en el 4 Calvinismo. Las preguntas que yo realmente tenía que responder eran las siguientes:

(1) ¿El Espíritu Santo mora en mí? - No. Yo no estoy seguro de que Él  está en mí. -

(2) ¿Hay pecado en mí? – sí lo hay. - definitivamente había pecado en mí entonces, aunque yo creía en la sangre de Jesús en la Cruz. Yo todavía tenía el pecado en mi corazón, aunque creía en Jesús y hacía oraciones de arrepentimiento todos los días. El pecado en mi corazón nunca fue limpiado completamente no importa cuan duro lo intenté.

¿Cómo puedo recibir la vida en el Espíritu Santo? ¿Cómo puedo lavar el pecado en mi corazón? Éstos fueron los dos problemas más fuertes que yo tenía en mi mente, incluso después de que yo vine a creer en Jesús. Yo había hablado en lenguas después de que yo vine a creer en Jesús y también creí que mis pecados se limpiaron gracias a mi fe en la sangre de Jesús.

Sin embargo, conforme pasó el tiempo, cada vez más se amontonaron los pecados en mi corazón. Yo estaba lleno de pecado.

Las oraciones de arrepentimiento o ayunos no podían lavar mis pecados de mi corazón mientras yo estuviera confiando exclusivamente en la sangre de Jesús. Me preocupé durante mucho tiempo por mis pecados actuales. Entre más me preocupaba, yo más vehementemente predicaba el mensaje de Jesús a otros. También asistí con más regularidad a la iglesia y me consagré a servir a Jesús, confiando en Su sangre.

Sin embargo, cuando pasó el tiempo, los pecados actuales en mi corazón estaban bloqueándome para tener la verdadera fe. Me resultaba más difícil creer en Jesús que nunca antes. Intenté confiar más en la sangre de Jesús y puse mi mejor esfuerzo y aumenté mi dedicación a Dios. Sin embargo, el vacío en mi corazón fue aun mayor. Este tipo de fe dejó en mí un vacío letárgico, y me convirtió en un Cristiano hipócrita que sólo se preocupaba de las apariencias exteriores. ¡Pensando para mí, ‘Creer en Jesús es así para todos, no sólo para mí!'  Intenté negar que mi fe estaba mal encaminada. Sin embargo, la sangre de Jesús y las oraciones de arrepentimiento todavía no podían lavar todos mis pecados actuales.

Entonces ¿Por qué tipo de fe mis pecados actuales podían limpiarse? Mis pecados actuales podían lavarse sólo a través de mi fe en que todos mis pecados se transfirieron a Jesús cuando Él fue bautizado en el río Jordán. Esto es lo que está escrito en Mateo 3:13-17. Entonces ¿Por qué mis pecados actuales no se lavaron con la sangre de Jesús? Yo no lo sabía y creí en el bello evangelio que contiene el significado del bautismo de Jesús por Juan.

¿Significa esto que todos los pecados del mundo se lavaron a través del bautismo de Jesús? Sí, es correcto. La Biblia testifica de esto diciendo, “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). Jesús vino en este mundo y aceptó todos los pecados del mundo a través de Su bautismo por Juan.

Yo todavía tenía mis dudas sobre esto y comparé el Antiguo y Nuevo Testamento para clarificar esto. El resultado fue que averigüé que esto de hecho es la verdad. Todos los pecados del mundo se pasaron a Jesús cuando Él fue bautizado, y todos mis pecados también se pasaron sobre Él en ese momento. Yo fui santificado a través de mi fe en estas palabras. Yo vine a comprender que ésta era la palabra de verdad como está escrito en la Biblia y es el evangelio más bello en el mundo.

Además, comprendí porque mis pecados no se borraron a través de mi fe exclusivamente en la sangre de Jesús. La razón era que yo no podía pasar mis pecados actuales a Jesús cuando yo no sabía la verdad de Su bautismo en el río Jordán. Finalmente me había encontrado con la verdad. Aprendí que Jesús vino en este mundo por mí, y que Él se llevó todos los pecados del mundo a través de Su bautismo, y después fue crucificado para liberarnos de todos los pecados del mundo. Yo también aprendí y creí en la verdad que el propósito del bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz fue llevarse todos los pecados del mundo. Ahora yo soy justo gracias a mi fe en el bello evangelio que Jesús nos dio, y porque todos mis pecados habían sido perdonados.

No era las doctrinas de la iglesia las que borraron mis pecados, sino el bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz fue quien lo hizo así. Esta verdad estaba en el bello evangelio. Yo me salvé de todos mis pecados y no me fui hecho justo a través de mi fe únicamente en la sangre de Jesús, sino a través de mi fe en el bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz, fueron mi salvación.

Una cosa más, yo necesito dar gracias por que el Espíritu Santo de Dios vino a mí después de que yo empecé a creer en el bello evangelio. Ahora el Espíritu Santo mora en mí junto con las palabras del bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz.

Yo le agradezco al Señor que me dio este bello evangelio y que me permitió predicar la misma fe de los apóstoles discípulos de Jesús. Dios me bendijo con el Espíritu Santo, pese a que la única cosa que yo hice fue creer en el bello evangelio. Ahora puedo entregar este mensaje con honor y convicción, a todas las personas en el mundo. ¡Ciertamente yo puedo decirles que si sólo creen en la sangre de Jesús sus pecados no serán borrados!

Pero puedo decirles también que todos sus pecados serán ciertamente lavados sólo si ellos creen en el bello evangelio que nos dice el bautismo de Jesús por Juan y Su sangre en la Cruz. Yo no tengo la más mínima vergüenza ni siquiera ante Dios cuando yo predico este bello evangelio. Yo puedo predicar ahora honorablemente este bello evangelio de nacer de nuevo de agua y el Espíritu a todas las personas del mundo. Yo doy gracias al Señor. Yo le agradezco al Señor que me permitió beber el Agua Viva del Espíritu Santo dándome el evangelio del agua y el Espíritu.



Pruebas clínicas muestran que el verdadero evangelio es el del agua y el Espíritu.

¿Usted realmente ha recibido remisión de sus pecados y la vida en el Espíritu Santo? ¿Cómo usted puede decir si el evangelio es realmente la verdad? Una vez realicé pruebas en las personas que estaban a punto de creer en el bello evangelio dado por Jesús. A una persona le prediqué sólo el mensaje de la sangre de Jesucristo en la Cruz. También le dije que no debe haber ningún pecado en Jesucristo. A otra persona le prediqué el bello evangelio del bautismo Jesús por Juan y Su sangre en la Cruz. El resultado fue que la persona que recibió la remisión de sus pecados creyendo sólo en la sangre de Jesús dijo que ella tuvo que ser perdonada continuamente por sus pecados actuales. Pero por otro lado la persona que creyó en el bello evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre, dijo que él ahora se había vuelto una persona justa y perfecta.

Ella dijo que no tenía ningún pecado en su corazón debido a que creyó en la verdad que Jesús se llevó todos sus pecados y que fue juzgado por ellos. Ella pudo recibir el Espíritu Santo de Dios debido a que creyó en el bello evangelio que dice que el bautismo de Jesús por Juan lavó todos los pecados del mundo.

La razón por la que este hombre podía decir que ya no tenía pecado en su corazón era debido a que había recibido el Espíritu Santo en su corazón a través de su fe en el bello evangelio. El Espíritu Santo le dio la convicción de decir que él no tenía ningún pecado en su corazón. Dios da la vida en el Espíritu Santo a todos aquellos que creen en el bautismo de Jesús por Juan y Su sangre a la Cruz. ¿En quien mora el Espíritu Santo? El Espíritu Santo se da como regalo a aquellos que creen en el bello evangelio del bautismo de Jesús por Juan y Su sangre en la Cruz.

Ver simplemente los fenómenos superficiales en el Día del Pentecostés ha guiado a muchas personas a entender mal la verdad acerca de recibir el Espíritu Santo y a apartarse del bello evangelio. Las personas piensan que si ellos oran desesperadamente y buscan el Espíritu Santo, ellos podrán recibir la vida en el Espíritu Santo. Durante mucho tiempo, Cristianos alrededor del mundo no tenía la más mínima idea de la verdad que dice que uno sólo puede recibir el Espíritu Santo mediante la fe en el bello evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre. Sin embargo, ahora muchos siervos de Dios que han recibido la vida en el Espíritu Santo a través de su fe en el evangelio del agua y el Espíritu han predicado el evangelio con la ayuda del Espíritu Santo. Como resultado, muchas personas a lo largo del mundo entero han aprendido a aceptar este bello evangelio y recibir la vida en el Espíritu Santo.

Dios permite a las personas que creen en este bello evangelio experimentar la vida en el Espíritu Santo. En la Biblia, dice, “Y en los postreros días, dice Dios Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hechos 2:17). Sin embargo, uno debe saber que el intentar recibir la vida en el Espíritu Santo sin conocer el bello evangelio es un error. No hay ninguna otra manera de recibir la vida en el Espíritu Santo mas que creer en el bautismo de Jesús por Juan y Su sangre en la Cruz.

Desde que Dios dijo que uno sólo puede entrar en el Reino de Cielo cuando nace de nuevo de agua y el Espíritu, y sólo el nacido de nuevo posee el don del Espíritu Santo, no hay ninguna duda que todos necesitamos la vida en el Espíritu Santo para entrar en el Reino de Cielo. ¿Cómo puede usted pensar en recibir el Espíritu Santo o entrar en el Cielo sin creer en el bello evangelio del agua y el Espíritu? No hay ninguna otra manera de entrar al Cielo mas que creyendo en el bello evangelio. Usted sólo puede recibir el Espíritu Santo creyendo en el evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre. Así como nosotros pagamos dinero cuando compramos cosas, nosotros recibimos la vida en el Espíritu Santo cuando creemos en el bello evangelio.

Yo quiero decirle que si usted de verdad quiere recibir la vida en el Espíritu Santo, usted primero debe conocer y debe creer en el evangelio del agua y el Espíritu. Entonces tendrá la experiencia de recibir el Espíritu Santo. Usted sólo puede recibir la vida en el Espíritu Santo creyendo en el bello evangelio del agua y el Espíritu. Dios quiere presentarlo con el gozo de la vida en el Espíritu Santo.

Yo creo en el bello evangelio y conforme pasa el tiempo, me siento aun más fuerte de que este bello evangelio que Dios me dio es la cosa más bonita y preciosa en el mundo. Yo me siento agradecido a Dios. ¿Usted siente de la misma manera? Nosotros comprendemos que aquellos de nosotros quienes han recibido el Espíritu Santo hemos sido muy bendecidos por Dios.

Yo estoy dándole el mensaje de cómo usted puede recibir la vida en el Espíritu Santo creyendo en el bello evangelio. Las personas sólo pueden calificar para recibir la vida en el Espíritu Santo aceptando este bello evangelio de nacer de nuevo de agua y el Espíritu.

En Juan 7:38, Jesús dice, “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” Esto significa que las personas que reciben la remisión de todos sus pecados creyendo en el bello evangelio que Jesucristo nos dio tienen la vida en el Espíritu Santo. El Agua Viva del Espíritu Santo fluirá como un río en sus corazones. Las personas que creen en este bello evangelio experimentarán el fluido exterior de las aguas Espirituales vivientes.

Aunque yo era un creyente devoto en Jesús antes de que yo hubiera nacido de nuevo a través del evangelio del agua y el Espíritu, no había ninguna Agua Viva del Espíritu Santo fluyendo en mi corazón. Sin embargo, después de que vine a creer en el bello evangelio del agua y el Espíritu, el Agua Viva empezó a fluir libremente dentro de mi corazón así como está escrito en la Biblia. Incluso en este momento, el Agua Viva del Espíritu Santo fluye junto con el evangelio del agua y el Espíritu que Dios me dio. El Agua Viva del Espíritu Santo fluye todo el año en abundancia dentro de mi corazón. Yo empecé a hacer la obra de evangelista, predicando el bello evangelio, después de que yo recibí la vida en el Espíritu Santo.



Mi confesión de fe después de creer en el bello evangelio y de recibir la vida en el Espíritu Santo

Fue justo antes del final del otoño en mis años veintes. Ese otoño sobre todo me hizo pensar en lo inevitable de mi muerte. Mi vida ese año fue marcada por la confusión, vacío y oscuridad debido a los pecados en mi corazón. Yo estaba yendo en la dirección incorrecta, sin idea alguna de la manera de volverse atrás. Mi cuerpo se estaba poniendo enfermo y el vacío en mi corazón estaba creciendo.

Debido a mis pecados, yo estaba en la total desesperación y ni siquiera estaba seguro del porque de ello. Yo no tenía ninguna otra opción sino esperar por el juicio de Dios al súbito final de mi vida y rogar por la remisión de mis pecados. “Oh Señor, quiero recibir la remisión de mis pecados a través de mi fe en Ti antes de que me muera. ¡También, por favor sana la enfermedad en mi cuerpo!” Oré y oré.

Entonces, una nueva esperanza empezó a derramarse en lo profundo de en mi corazón desesperado. Mi corazón estaba lleno de anhelar a Dios, y estaba tan ardiente como un bólido. No era desesperación, era una nueva esperanza, eso estaba quemando como un fuerte fuego mi corazón. Desde ese día inicié una nueva vida religiosa, creyendo que Jesús murió en la Cruz para salvarme de mis pecados.

No mucho tiempo después de eso, yo tenía la experiencia de hablar en lenguas. Después continuaba derramando lágrimas cada vez que pensaba sobre la sangre que Jesús había derramado en la Cruz. Yo estaba agradecido que Él había derramado Su sangre en la Cruz por mí.

Después de ese incidente abandoné mi vida vieja y conseguí un nuevo trabajo que me permitió guardar el santo domingo. En ese momento, mi corazón estaba lleno de amor por Jesús, y sobrecargado con gratitud interminable siempre que sentía que Jesús había derramado Su sangre en la Cruz para salvarme de mis pecados. Mi espíritu religioso empezó a crecer, pero solamente estaba basado en las palabras de la sangre de Jesús en la Cruz.

Sin embargo, cuando pasó el tiempo, mi vida religiosa empezó plagarse de sufrimiento debido a mis debilidades y los pecados actuales. Todos mis pecados actuales no habían sido  completamente lavados debido a que mi creencia estaba en la sangre de Jesús en la Cruz exclusivamente. Yo intenté lavar mis pecados actuales a través de las oraciones de arrepentimiento. Sin embargo, las oraciones que yo ofrecía con la esperanza de lograr el perdón de Dios no podían lavar completamente mis pecados actuales. Todo debido q que no podía guardar la ley de Dios. Mis pecados actuales empezaron a amontonarse.

Aunque mis pecados no se lavaron completamente a través de mis oraciones de arrepentimiento, yo no tenía ninguna otra opción sino continuar diciendo estas oraciones. Yo creí que cada vez que pecaba yo podía lavar mis pecados a través de las oraciones de arrepentimiento y por pensar acerca de la sangre de Jesús en la Cruz. Entre más continué con mi vida religiosa, mis pecados actuales se amontonaban aun más debido a mis debilidades. Mi sufrimiento sólo aumentaba debido a estos pecados.

Yo me estaba volviendo un Cristiano Fariseo, y fui designado diácono y después evangelista sin tener en cuenta la carga de mis pecados. Salí para predicar el evangelio cada vez que sentía dolor por mis pecados actuales, pensando que esta era la única manera de limpiar mi alma. Pero mis pecados actuales no se lavaron a través de este tipo de fe basada en la doctrina y auto-sacrificio.

Yo tenía la experiencia incluso de haber sido atrapado por Satanás. Yo caí en condenación debido a mis pecados actuales e incluso sentía el impulso de morirme por mis transgresiones. “¿Usted ha pecado, no es así?” Satanás continuó condenándome y atormentándome con mi pecado.   

Mi fe estaba al borde del colapso. Yo comprendí que no podía lavar mis pecados actuales a través de la fe en la sangre de Jesús y de las oraciones de arrepentimiento exclusivamente, y en el futuro me encontré en un estado de frustración.

Estudiando el Calvinismo en un seminario teológico, me interesé en la razón del bautismo de Jesús por Juan. Yo les pregunté a muchos profesores por qué Jesucristo fue bautizado por Juan en el Jordán. Pero sus respuestas eran estereotipos, tales como que Él fue bautizado para mostrar Su modestia o para anunciar que Él era el Hijo de Dios. Sin embargo, estas respuestas no fueron suficientes para apagar mi curiosidad.



La verdad del bautismo de Jesús por Juan me guió a conocer el bello evangelio.

Después de un tiempo en el seminario, mis pecados no fueron lavados todavía, y sufrí más que nunca antes bajo ese peso. Entonces un día vine a entender por qué Jesús fue bautizado y por qué Él dijo que toda justicia se cumpliría a través de este hecho. Era el bello evangelio que dijo que todos mis pecados se pasaron a Jesús a través de Su bautismo en el río Jordán. Dios me ayudó a comprender esta verdad a través de Sus palabras escritas.

Después de leer y releer la Palabra de Dios donde esta escrito el bello evangelio, reconocí la verdad que todos mis pecados finalmente se transfirieron a Jesús a través de Su bautismo por Juan y que Él fue juzgado por ellos en la Cruz.

Esto fue cuando comprendí que la vida en el Espíritu Santo había venido de verdad a mí. Todos los pecados en mi corazón fueron completamente perdonados después de que yo entendí y creí en este bello evangelio. Los pecados que se me zambulleron en la frustración y en la desesperación estaban  completamente lavados por el poder del bello evangelio. Esos pecados que nunca se borraron completamente a pesar de mis interminables auto-sacrificios y de mis oraciones de arrepentimiento desaparecieron de una vez. Yo sinceramente doy gracias al Señor.

Yo digo la verdad cuando digo que todos los pecados del mundo no se podrían lavar sólo a través de la sangre de Jesús en la Cruz. El bautismo de Jesús por Juan también llevó a la remisión de pecado. Ahora todos debemos entender y creer en lo profundo de nuestro corazón que todos los pecados se lavaron gracias al bello evangelio del agua y el Espíritu. Yo tengo el gozo de la vida en el Espíritu Santo debido a que creo en el bello evangelio del agua y el Espíritu, y la palabra del testimonio de Dios que Él ha testificado de Su Hijo, era suficiente para sacar todos los pecados de mi corazón. Yo recibí el Espíritu Santo cual a una paloma como resultado de mi creencia en el bello evangelio.

De ese día en adelante, el Espíritu Santo trabajó en mi corazón,  permitiéndome que hiciera mi trabajo espiritual, en otras palabras, prediqué el bello evangelio. Ahora no hay ningún pecado en mi corazón. El bautismo de Jesús por Juan y Su sangre en la cruz testificaron de la remisión de mis pecados y me guió a recibir la vida en el Espíritu Santo. ¡Aleluya! Yo alabo al Señor. El Espíritu Santo vivó silenciosamente sobre mí como una paloma y empezó a morar en mí desde el día en que creí en el evangelio del agua y el Espíritu. Él empezó a trabajar en mi corazón a veces como una paloma, y a veces como una bomba explosiva.

Ahora usted también puede recibir la vida en el Espíritu Santo si usted acepta y cree en el bello evangelio del agua y del Espíritu. ¿No quiere usted recibir el Espíritu Santo y alabar al Señor creyendo en el bello evangelio del agua y el Espíritu junto conmigo? ¿ No quiere usted trabajar conmigo predicando el bello evangelio del agua y el Espíritu al mundo entero? El bello evangelio del agua y el Espíritu lo santificará y le dará la vida en el Espíritu Santo. La justicia de Dios es revelada en el evangelio de la fe por la fe. Por eso la vida en el Espíritu Santo sólo se da a través de la fe en el bello evangelio del agua y el Espíritu. 



Las cosas maravillosas que el Espíritu Santo ha hecho por mí.


Después de que yo recibí la vida en el Espíritu Santo, empecé a trabajar en una nueva iglesia para predicar el bello evangelio. El Espíritu Santo me permitió que predicara el bello evangelio poderosamente.

En ese momento el siguiente incidente tuvo lugar. En la ciudad dónde yo vivía, había un sastre que hizo negocio con los compradores extranjeros. Esta persona era un diácono. Él se detuvo una vez en un hotel local para hacer negocio con alguien y él vio nuestro cartel allí. Él fue atraído por la invitación, e intentó contactarme. Él se encontró conmigo y me dijo que él había vivido durante mucho tiempo en el pecado. Después de cinco horas de aconsejarle en el evangelio del agua y el Espíritu, él finalmente reconoció la verdad de la remisión de pecados. Él vino a nacer de nuevo, y también recibió la vida en el Espíritu Santo en ese momento.

Aquí está otra historia que ocurrió cuando yo salía para buscar un edificio para la iglesia. Encontré un edificio maravilloso y especioso. Pero en ese momento yo tenía una cantidad insuficiente de dinero para alquilarlo como nuestro edificio para la iglesia. En mi estimación parecía imposible alquilar el edificio a causa de la gran escasez. Sin embargo, el Espíritu Santo que mora en mí me dijo, “Sea fuerte y confía.” Sorprendentemente pude obtener el edificio para la iglesia y hacer Su obra gracias a la ayuda del Espíritu Santo. El Espíritu Santo me hizo predicar el bello evangelio del agua y el Espíritu desde ese tiempo en adelante. El Espíritu Santo que mora en mi corazón está conmigo incluso en este momento, animándome a predicar el bello evangelio a todas las personas. Y veo aquellos que oyen y creen en este bello evangelio recibir la vida en el Espíritu Santo.

Yo le agradezco al Espíritu Santo que me dio la habilidad de predicar este bello evangelio. Yo sé que aun mi vida entera sería insuficiente para escribir sobre todas las cosas que el Espíritu Santo ha hecho en mí. El Espíritu Santo me permite vivir con el Agua Viva que fluye libremente fuera de mi corazón. Yo doy gracias porque Él es quién mora en mí.



El Espíritu Santo plantó una iglesia que camina con Él a través del evangelio del agua y el Espíritu.


Una vez salí al desierto para predicar el bello evangelio. En ese momento, Dios me guió a un pueblo pequeño y me encontré a un grupo pequeño de personas que estaban buscando a Dios. Dios me guió a predicar el bello evangelio a ellos guiándolos a tener la vida en el Espíritu Santo. Ellos también recibieron el Espíritu Santo escuchando y creyendo el bello evangelio. El Espíritu Santo los hizo convertirse en mis colaboradores, y vine a predicar este bello evangelio desde aquel momento al mundo entero junto con ellos.

En aquel momento ellos eran simplemente un grupo pequeño de personas, no pertenecían a alguna denominación religiosa. Ellos querían vivir según la Palabra de Dios, pero desesperadamente clamaban a Dios por el perdón de sus pecados debido a su esclavitud de pecado. El Espíritu Santo me guió a este grupo de personas y me incitó a predicar este bello evangelio. Yo podía ver que el Espíritu Santo nos había preparado para encontrarnos cada uno con el otro. Dios me guió a predicar el bello evangelio del agua y el Espíritu que empiezan con el sistema sacrificatorio como está escrito en Levítico, y las personas recibieron el Espíritu Santo a través de las palabras del bello evangelio.

Dios estableció la iglesia del Espíritu Santo junto con esos creyentes en el bello evangelio. El Espíritu Santo los hizo discípulos de Jesús a través del bello evangelio. Ahora cada vez más ovejas han empezado a recibir el Espíritu Santo y entrar en la iglesia.

El Espíritu Santo me guió a poner en marcha una escuela de la misión y crecer discípulos. Él ayudó a que yo enseñara la Palabra de Dios a las personas y ayudó a que ellos aprendieran a obedecer por fe y a servir como obreros de Dios. Él permitió que obras del bello evangelio ocurrieran por todas partes que ellos iban, y Dios plantó Sus iglesias a través de ellos. El Espíritu Santo ha estado llevando a Sus siervos para predicar el bello evangelio del agua y el Espíritu. El Espíritu Santo guía al justo, quién recibió la remisión de pecado, para unirse con la iglesia y ser bendecido para vivir una vida justa en este mundo.

Las personas han sido engañadas por Satanás desde tiempo inmemorial y él continuará haciéndolo. Satanás les dice que ellos pueden recibir el Espíritu Santo a través de las oraciones de arrepentimiento, ayunando o mediante la imposición de manos. Esto no es verdad en lo absoluto. Las personas no pueden recibir el Espíritu Santo a través de las oraciones de arrepentimiento o por la imposición de manos. Ellos sólo pueden recibir el Espíritu Santo cuando sean perdonados de todos sus pecados creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu que Dios nos dio. Éste es el verdadero significado de la vida en el Espíritu Santo. El Espíritu Santo ha llevado a los discípulos de Jesucristo continuamente para predicar el bello evangelio del agua y el Espíritu para ayudar a las personas a recibir la vida en el Espíritu Santo.



El Espíritu Santo nos ha guiado a hacer el ministerio de la literatura mundialmente.


Así como Pablo escribió el bello evangelio en sus epístolas, el Espíritu Santo que mora en mi corazón ha sido el catalizador para que yo predique y extienda el bello evangelio del agua y el Espíritu por escrito. Ésta es la razón por la que nosotros publicamos libros cristianos que contienen el bello evangelio que guía a los creyentes a recibir el Espíritu Santo. Al principio empezamos con pequeños tratados de sólo unas páginas, pero pronto nuestros libros que contienen el bello evangelio se extendieron a lo largo del mundo.

El Espíritu Santo que mora en mí guió a las personas cada vez más para entrar en la iglesia después de recibir la remisión de sus pecados leyendo los libros y creyendo en el bello evangelio. Además, Él nos guió a predicar el bello evangelio en varios idiomas extranjeros. Él nos guió a predicar el bello evangelio en aproximadamente 150 países alrededor del mundo, incluso en los Estados Unidos.

El Espíritu Santo incitó a la iglesia para orar por la misión mundial y nos ha llevado a traducir el bello evangelio en varios idiomas y predicarlo a través de los ministerios de la literatura para que muchas nacionalidades diferentes puedan oir y creer en Él. El Espíritu Santo me guió a trabajar junto con los nuevos discípulos en otros países y predicar el bello evangelio allí junto con ellos. Yo doy gracias al Espíritu Santo.

El Espíritu Santo me llenó de entusiasmo para predicar el evangelio en Rusia. El Espíritu Santo nos guió a orar y nos dio la oportunidad para conocer evangelistas rusos buscadores de la verdad y predicarles el bello evangelio. Esa fue la primera vez que ellos oyeron el bello evangelio. Ellos entonces recibieron el Espíritu Santo como nosotros, después de oir y creer el bello evangelio del agua y el Espíritu.

Uno de ellos, profesor de una universidad nacional en Moscú, me ofreció esta confesión después de oír el bello evangelio del agua y el Espíritu.

“Yo había creído en Dios durante 6 años, pero creía sin entenderlo realmente. Sin embargo, después de oír hablar del bello evangelio del agua y el Espíritu, yo tenía una fe fuerte y tranquilidad en mi corazón. Yo realmente agradezco al Señor. Yo había pensado entonces que hasta ese momento yo había llevado una vida religiosa con el tipo correcto de fe. Mi vida religiosa sólo consistió en creer en la sangre de Jesús que murió por nuestros pecados. Sin embargo, yo no tenía ninguna idea que Dios me había limpiado de todos mis pecados.

Yo conocí entonces pastores nacidos de nuevo y oí hablar del bello evangelio que Dios nos dio, sabía que yo todavía era un pecador. E intenté averiguar más sobre el bello evangelio y también sobre aquello que hace a los hombres justos. Comprendí que todos mis pecados se pasaron a Jesús cuando Él fue bautizado. Era el bello evangelio. Comprendí que no sólo el pecado original, sino también se transfirieron mis pecados diarios y todos mis pecados futuros a Él a través de Su bautismo. Obtuve la gran felicidad de nacer de nuevo oyendo y creyendo en el evangelio de verdad.”

Muchos rusos, incluido este profesor, recibieron el Espíritu Santo oyendo y creyendo el bello evangelio del agua y el Espíritu. Ahora la iglesia del Espíritu Santo se ha plantado allá, y cada vez más personas han venido a creer en el bello evangelio a través de la obra del Espíritu Santo. Dios hizo todas estas cosas, y por lo tanto yo le doy especial gracias al Espíritu Santo.

¿Deseas saber más acerca del Espíritu Santo? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre el Espíritu Santo.
To be born again

El Espíritu Santo que mora dentro de mí me hizo un Cristiano renacido, así como a todos aquellos que creen en el bello evangelio del agua y el Espíritu, y ahora yo predico el bello evangelio al mundo. Él permitió que nuestros libros sobre el bello evangelio se traduzcan continuamente no sólo en inglés, sino también en muchos otros idiomas a lo largo del mundo. Él nos hizo predicar este bello evangelio a lo largo del mundo. Yo doy gracias al Espíritu Santo. Usted también puede recibir la vida en el Espíritu Santo. Dios quiere que usted tenga la vida en el Espíritu Santo.

Muchas personas intentan recibir el Espíritu Santo invocando Su nombre y ofreciendo oraciones desesperadas a Dios. Sin embargo, el intentar recibir el Espíritu Santo sin el bello evangelio del agua y el Espíritu que Jesús nos dio, es un error. Decir que uno puede recibir el Espíritu Santo sin el bello evangelio del agua y el Espíritu de Jesús es una enseñanza falsa.

¿Los discípulos de Jesús recibieron el Espíritu Santo sin haber creído en el bello evangelio que Jesús les dio? No, absolutamente no. Usted debe saber que hoy día el Espíritu Santo mora en aquellos que creen en el bello evangelio del agua y del Espíritu, y el Agua Viva del Espíritu Santo fluye en sus corazones. Incluso en este mismo momento, el Agua Viva del Espíritu Santo fluye en mi corazón junto con el bello evangelio. Aleluya, yo le doy gracias al Señor.

Regreso a la Lista

 


Versión impresa   |  

 
Bible studies
    Sermones
    Declaración de fe
    ¿Que es el evangelio?
    Términos Bíblicos
    PF sobre la Fe Cristiana
 

 
   
Copyright © 2001 - 2017 The New Life Mission. ALL RIGHTS reserved.