" Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mateo 10:8)

CASA  |  MAPA DEL SITIO  |  CONTACTO  |  AYUDA    
Estudios Bíblicos Libros Cristianos
Gratuitos
Libros-e Cristianos
Gratuitos
Acerca de Nosotros
 



 Sermones sobre temas importantes por el Rev. Paul C. Jong

 

Fe en la Santa Iglesia Católica


La confesión de fe en el Credo de los Apóstoles “en el Espíritu Santo” es seguida por su confesión de la fe en “la santa Iglesia católica.” Aquí, la palabra ‘católica’ no se refiere a la Iglesia Católica Romana, sino a la iglesia universal del Señor Cristo Jesús. Los apóstoles, que creyeron en el bautismo y la sangre de Jesús, dieron testimonio de Cristo Jesús a muchas personas en el Día de Pentecostés. Entonces, Se arrepintieron, y también creyeron en el bautismo de Jesús, y se convirtieron en santos, de tal modo la Iglesia se estableció por primera vez. Así, los que creen en las obras del Espíritu Santo también creen en la Iglesia, que ha sido establecida por las obras del Espíritu.



¿Qué Clase de Iglesia es la Iglesia de Dios?

En los textos originales de las Escrituras, la palabra “iglesia” es “ejkklhsiva”(Ekklesia), que significa “la reunión de los llamados.” Es decir, esto se refiere a la reunión de los que creen en el bautismo y la sangre de Jesús, en la verdad de que El les ha dado la salvación.

La Iglesia de Dios es la reunión de los que creen en la verdad de que Jesús ha salvado a los pecadores con el bautismo que El recibió y la sangre que El vertió en la Cruz. Dios distingue entre la Iglesia que El Mismo fundó y las otras que tengan nada que ver con El. La Iglesia que fue fundada por Dios es una que fue establecida para dar las bendiciones de la remisión del pecado a todas las personas. Como tal, la Iglesia fundada por Dios no enseña ni la ética y ni la moral de la humanidad, sino que enseña el bautismo de Jesús de la remisión del pecado, de la sangre de la cruz, y de la salvación. El Señor por lo tanto ha permitido en Su Iglesia a los que creen en el evangelio del agua y del Espíritu. Los meros mortales no pueden minar esta Iglesia, ni Satán puede prevalecer contra ella (Mateo 16:18). Solo Dios gobierna sobre Su Iglesia, la guía y obra en ella.

La reunión de los santos sin pecado que han sido salvados creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu es la Iglesia de Dios (1 Corintios 1:2), y es por lo tanto un lugar en donde se encuentra Su amor especial y Su protección (Romanos 8:35-39). Así, Dios bendice a los que sirvan en su Iglesia y castiga a los que la persiguen.

La expresión “santa Iglesia” implica que todos los creyentes que pertenecen a la Iglesia son sin pecado, que han recibido la remisión de sus pecados creyendo en el bautismo y la sangre de Jesús, y la reunión de tales personas se llama la santa Iglesia de Dios. Por lo tanto, para participar en la santa Iglesia de Dios, primero debemos de creer en el evangelio del agua y del Espíritu.

En la santa Iglesia, los santos adoran a Dios ofreciendo gratitud, gloria, y alabanzas a Dios dentro de la fe que cree en el evangelio del agua y del Espíritu, y creyendo en Su Palabra.

El significado fundamental de la adoración que damos Dios es adorarlo creyendo en la palabra del evangelio de la verdad que ha salvado a los pecadores de todos sus pecados e iniquidades. Solamente los que creen en el bautismo de Jesús y en la sangre de la Cruz como su propia salvación son los verdaderos adoradores de Dios.

En iglesia de Dios, los sermónes del evangelio del agua y el Espíritu se proclaman incesantemente. Así, debemos adorar a Dios con nuestra fe, dentro de este evangelio del agua y del Espíritu que se atestigua en Iglesia de Dios.

La adoración verdadera dada a Dios, en sí mismo, es una adoración de la fe individual en el evangelio verdadero, no una adoración inspirada por una atmósfera religiosa. Los adoradores verdaderos adoran siempre a Dios en Espíritu y en la verdad (Juan 4:24). Hebreos 10:25 indica, “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el Día se acerca.”

Es por el bautismo de Jesús y de la sangre de la Cruz que nos limpian de todos nuestros pecados. Los seres humanos deben admitir que su existencia es, debido a sus pecados originales y personales, como una pila de abono asqueroso. Pero incluso esta asquerosidad se limpia cuando es cubierto por la nieve. Asimismo, cuando creemos en el bautismo de Jesús y de la sangre de la Cruz como nuestra propia salvación, entonces podemos ser sin pecado. Porque Jesús expió ya todos nuestros pecados con su bautismo y su sangre en la Cruz, y porque El así nos ha hecho justos, si creemos solamente en esto, podemos todos recibir la remisión de nuestros pecados y ser justos. Esta es la razón por la cual 1 Corintios 1:2 dice, “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro.”

Creemos que nos hemos convertido en justos creyendo en el bautismo de Jesús y en la sangre de la Cruz como la remisión de nuestros pecados, y que es por esta fe que debemos entrar en Cielo. Cualquier persona que cree en esta verdad puede entrar en el Reino de Dios, no importa de quién se pueda tratar, si del este o del oeste, hombre o mujer, viejo o joven, rico o pobre, privilegiado o desvalido, del bien educado o del ignorante.

¿Desea saber más acerca "la fe del credo de los Apóstoles"? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre el credo de los Apóstoles.
La fe del credo de los Apóstoles

Un vendedor de globos flotaba globos blancos en el aire. ¿Una muchacha negra se le acercó y le preguntó, “¿pueden también flotar hasta el cielo los globos negros?” El vendedor contesto, “por supuesto.” quienquiera que cree en el evangelio verdadero de Jesús puede entrar en el Cielo. No hay diferencia (Romanos 3:22; Galatas 3:28). Pero ante Dios, nadie que tenga pecado en su corazón puede ascender al Cielo. Incluso si uno cree en Jesús de alguna otra manera, si el/ella todavía tienen pecado, entonces esta persona no puede ascender. Sin embargo, porque Dios ha perdonado ya todos los pecados de la humanidad con el evangelio del agua y del Espíritu, cualquier persona que sabe y cree en Jesús correctamente puede entrar en Cielo. ¿Por qué? Porque el/ella ya tienen ningún pecado. Cualquier persona que cree en el bautismo que Jesús recibió de Juan y de la sangre de la Cruz como la salvación de todos sus pecados puede entrar en el Cielo por la fe.

Jesús lleva nuestras almas al cielo, esto se hace posible cuando ya no tengamos ningún pecado. Nuestro Señor es omnipotente. Como tal, el principio, el proceso, y el resultado son todo lo mismo. Nuestras obras son imperfectas hasta el día en que entramos a su Reino. Pero las obras del Señor, Su bautismo y la sangre de la Cruz, son perfectos por siempre, y nos han hecho santos. Esta es la razón por la cual Efesios 1:4 dice, “según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor,” y 1 Tesalonicenses 5:23, “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo…”

 

Regreso a la Lista

 


Versión impresa   |  

 
Bible studies
    Sermones
    Declaración de fe
    ¿Que es el evangelio?
    Términos Bíblicos
    PF sobre la Fe Cristiana
 

 
   
Copyright © 2001 - 2017 The New Life Mission. ALL RIGHTS reserved.